Comunicación política 2.0

En la década del 60’ asistimos a la tercera revolución en el procedimiento de composición e impresión de textos periodísticos: el 4 de marzo de 1963, el Daily Oklahoma se convierte en el primer diario en introducir, en las salas de redacción, computadoras aunque aún sin Internet. La primera revolución tuvo lugar en el siglo XV con los trabajos de Gutemberg y la segunda tuvo inicio en 1884 con la invención de la linotipia. Recién en 1992 el Chicago Tribune se convirtió en el primer medio de comunicación con presencia diaria en la red, en 1994 la suma había aumentado a veinte.

Hoy, apenas 20 años después, pensar una estrategia de difusión sin contemplar las herramientas cibernéticas parece simplemente imposible. Sería un grave error ver a  Internet como una herramienta que llegó para facilitar el trabajo periodístico, ya que es la puerta a un universo de nuevos desafíos y ecosistemas diferentes en donde fluyen los mensajes.

Históricamente, la actividad política siempre fue una de las principales fuentes de información. Pero, a través del tiempo, la mirada empezó a posarse principalmente en los discursos esgrimidos por los actores que ocupan cargos de gobierno, funcionarios, o aspirantes a la plataforma gubernamental. Si algo describe a Internet es que permitió girar el foco de atención, y hoy la ciudadanía es el principal emisor en la comunicación política.

La característica principal que otorgó Internet es su potencial para escuchar la opinión pública. Esta cualidad fue incrementada con las redes sociales que refuerzan una sensación de libertad de expresión nunca antes experimentada en otros medios. Las redes sociales son la verdadera ágora del siglo XXI, ya no es sólo comunicación, sino una instancia de diálogo directo independientemente del lugar y tiempo en el que se encuentren los sujetos.

En el marco de un año electoral, el cambio de paradigma histórico se refleja en las plataformas elegidas por los políticos argentinos como ejes de sus campañas. Hoy en día, aspirante a un cargo que no tenga un perfil en redes sociales queda fuera del debate 2.0 que presencia diariamente millones de ciudadanos.

Ariel Sujarchuk
Periodista y consultor
Subsecretario de Comercialización de la Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación Argentina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s