Facebook: Usuarios y usos

Resumen

Este artículo forma parte del trabajo que estoy desarrollando para mi tesis de maestría: Tecnologías infocomunicacionales y reconfiguraciones de los espacios de significación en la vida cotidiana. Usos de la red social Facebook en jóvenes de la Ciudad de Buenos Aires.

El objetivo en este texto es analizar ciertas formas de constitución subjetividades mediáticas de los sujetos de la investigación, que exploran, por placer, necesidad o diferentes inquietudes, formas particulares u originales del uso de Facebook.

Michel De Certeau ha analizado en detalle lo que llamó tácticas y estrategias, como artes del hacer en la vida cotidiana en nuestras sociedades occidentales contemporáneas. Las estrategias, ideadas a priori, son generadas por las instituciones o estructuras de poder, mientras que las tácticas, son utilizadas por los sujetos modernos en su vida cotidiana, como formas en que los sujetos negocian las estrategias establecidas (De Certeau, 1996: 42). Es por demás interesante el juego que plantea De Certeau en relación a los saberes cotidianos, a las acciones a través de las cuales las personas imprimimos nuestro sello dentro de los contextos y coyunturas en las que nos encontremos inmersos. Los casos que se analizan en este capítulo son claros ejemplos de formas de imprimir un sello personal dentro de la red social Facebook. También son claros ejemplos de los muy diferentes tipos de uso que se pueden desarrollar dentro de la red social y de cómo pueden llegar a darse. Más de una vez se habla en textos periodísticos sobre la frivolidad de Facebook y se dan ejemplos de grupos que se crean para que Luciano Pereyra deje de cantar u otros que sancionan Se que sos gay ricky fort, también grupos de fanáticos de la película Esperando la carroza y Brandoni diciendo “tres empanadas”, y podríamos seguir mencionando infinidad de ejemplos (Di Próspero; 2010: 17). En este artículo veremos otros ejemplos de grupos que, si bien pueden tener un costado lúdico o ligado a la dispersión, no forman parte de lo que podríamos denominar usos frívolos. Si bien se propone cierta tipología de los usos que se describen, cabe señalar que se trata de una tipología muy acotada, dado que se han acotado la cantidad de casos por una cuestión de extensión del artículo y, principalmente, ya que, entre los usos más livianos o frívolos y los usos más serios o comprometidos, existe una enorme gama: Facebook es muchas cosas para mucha gente.

Uso constructivo. Facebook como herramienta para la superación de problemas

En el momento de mi acercamiento, Virginia tenía 25 años, una carrera de abogada en su etapa final en una universidad privada, trabajo en el estudio de su padre, casa en zona norte y una reciente afición por el dibujo y el canto, por lo que comenzó a tomar clases de ambas cosas. Hace muy poco también creó un grupo de Facebook “Amputados.com”, con el fin de encontrarse con gente que esté viviendo la misma situación que cambió su vida de un día para el otro, gente “incompleta”, como ella dice con el humor (“todos tenemos el mismo humor negro porque, o te suicidás o te reís de tu situación” (Virginia)) que ha ido desarrollando por estos días “para  sobrellevar” (Virginia) su nueva realidad. Ella sufrió la amputación de su brazo derecho. A escasos tres meses de lo sucedido y después de investigar en Internet y no encontrar agrupaciones de personas amputadas, tuvo la idea y luego creó el grupo en la red social. En su grupo de Facebook se presenta de la siguiente forma:

“Mi nombre es Virginia. Hace ya 3 meses me amputaron mi brazo derecho a raíz de una malformación corporal estructural llamada: síndrome del opérculo toráxico.
Esta es una experiencia nueva para mi, por lo que me gustaría contactar a gente que haya pasado por una experiencia similar para intercambiar información y ganas de salir adelante.
Este cambio de vida complica un poco las cosas, pero abre nuevas visiones de la vida. Es el principio de algo nuevo y positivo. Se puede!”(Virginia)

A la semana de haber abierto el grupo, Virginia ya contaba con 100 “admiradores”, con quienes comenzó a interactuar con sus admiradores, como era su objetivo, tal como lo expresa en el epígrafe de su foto de perfil: una historieta del personaje de caricatura Matías:

“Hola! El fin de éste grupo es que gente que ha sido amputada pueda contactarse, intercambiar experiencias y aportar datos que nos puedan servir” (Virginia)

  

Al poco tiempo de haber creado el grupo, Virginia tuvo que restringir el acceso (antes era abierto a todos) ya que se había adherido a él personas con algún tipo de fetichismo con amputados, como ser, quienes pertenecen al grupo Devotos o los Wannabe. Hablando (vía mail o chat de Facebook) con ellos, interactuando con otros amputados o investigando en la información de perfil, Virginia aprendió rápidamente a descubrir las características comunes de estas personas:

“Generalmente no se muestran o muestran solamente la prótesis, o ponen una foto en la que no aparecen, como foto de perfil” (Virginia)

Una de las chicas amputadas con la que más interacción tiene le explicó que no tenía que asustara con los devotos:

“No tienen por qué ser maniáticos sexuales, pueden ser buena gente también. (…) Este Miguel (me muestra en la pantalla) es devoto (…) lo dejé porque no molestaba (…) Desde que lo restringí no me molestan más los loquitos” (Virginia)

Virginia comenzó a modificar el uso de su grupo a medida que se relacionaba con sus miembros e iba viendo que pasaba con el grupo.

“Muchos me buscan después en mi perfil personal, y ahí los acepto o no. interactúo desde mi perfil después. (…) Por ejemplo con la chica de Córdoba, que le falta una pierna, le digo: – mirá que a esta, esta y esta también les falta una pierna y ella va y después les manda solicitud a sus perfiles” (Virginia)

El uso que Virginia le comenzó a dar al grupo, porque “así se fue dando” es el de “puerta de entrada” a la generación de diferentes tipos de relaciones:

“es una puerta de entrada a todo lo que después es buscar (…) Se dio así, se fue dando sólo… (…) Nos encontramos (en Facebook) y después vemos cual es el que tiene tu misma amputación, para hablar. (…) Con mi caso no encontré a nadie, salvo una yanqui que perdió el brazo, entonces le dije que si conocía a gente que haya perdido el brazo, me contactara, porque, por más que la otra persona haya perdido una pierna, es distinto, es completamente distinto” (Virginia)

Esta chica vive en Miami y le está averiguando y pasando información a Virginia sobre opciones de prótesis de brazos, información de mucho valor para ella. Virginia viajará a Miami en unos meses a fin de analizar ese mercado de prótesis y, de encontrar la opción que la conforme, comprar una. Cuando le pregunto si aprovechará el viaje para conocer a la chica yanqui, se queda pensando y contesta que no sabe si exponerse ella o exponer a la chica a la situación “sería una situación rara: yo voy a estar con mi familia y creo que sería incómodo para ella, no creo.” y no explica mucho más, pero se evidencia por un lado incertidumbre y por otro, cierto temor hacia los posibles encuentros personales con quienes ella llama gente como uno, pero que no lo son tanto aún: “es un proceso difícil” (Virginia).
Como ésta, Virginia ha desarrollado muchas nuevas relaciones en Facebook, con contacto cotidiano, cuyo principal objetivo es el intercambio de experiencias en torno a la amputación:

“La verdad que hablo mucho con las chicas, casi todos los días (…) Una de ellas se puso a salir con un chico y me cuenta como hace (…). está bueno porque te hacen preguntas muy concretas, que no hablás con todo el mundo, preguntas bastante incisivas. (…) Cosas que yo misma me había preguntado pero no las había hablado con nadie.. (…) Todo el tema de salir con chicos.. Ella (la chica de Córdoba que conoció a través de su grupo) en definitiva la pasó, me entendés?. ¿Cómo es?, Cómo la planteás, entonces está bueno porque ya pasaron por eso y su experiencia te puede resultar o no.. (…) La verdad que me está sirviendo mucho” (Virginia)

Desde la internación, sus amigos y familiares utilizaron Facebook como la vía principal de comunicación para los partes médicos, solicitar dadores de sangre (que fueron cubiertos en una hora), para darle fuerza, demostrarle afecto y darle ánimos. Virginia, cuando podía entraba a responder los mensajes que dejaban en su muro: “Vicky les habla. Gracias a todos por el apoyo!! Uds me dan fuerza para seguir en esta lucha. El Doc dijo que los estudios están saliendo todos bien así que hay una chance de que me den el alta el lunes. Los quiero y pronto me andaré paseando con mi fantasmita Manu Chau. Abrazo y medio para todos!!!!!!!!!!! =)” (19/12/09), subir dibujos que comenzó rápidamente a hacer con la mano izquierda, cambiar la foto de perfil a partir de su evolución, escribir estados de ánimo, ser irónica con sigo misma: “LA UNICA CON 2 BARRAS DE TITANEO Y UNA ANGIOPLASTÍA A LOS 25 AÑOS!!! 1 EN 10000”.

Todo el proceso tiene algún tipo de registro suyo o de sus amigos y familiares en Facebook.

En el álbum de fotos “SPA ANCHORENA” están las imágenes que fue tomando durante todo el proceso de internación. El cumpleaños de su hermanito se festejó en el sanatorio, todos decoraron la habitación con guirnaldas, globos. Virginia se disfrazó de payaso para su hermanito. Su día a día, como ella quiso mostrarlo en imágenes, está registrado en Facebook.
 
Hoy Facebook es fundamental en su proceso de adaptación a su nueva vida, a través de las nuevas relaciones que va desarrollando con la gente como uno. En la interacción, Virginia va comprendiendo las similitudes y diferencias que puedan tener entre ellos. No es la misma problemática la que ella atraviesa con su brazo, que la de la chica cordobesa que conoció a través de su grupo en FCBK con la pierna. Esta chica se sorprendió de lo pronto que Virginia se animó a ir a la playa, por ejemplo. Virginia le explicó como se lo había planteado ella, como se impuso su autosuperación, un poco gracias a que le pasó en pleno verano y a que, siendo el brazo, no se puede esconder, como una pierna:

“Analizamos entre las dos, porque además analizamos nuestra situación, es como una terapia grupal (se ríe). Yo le dije que yo no puedo esconderlo, se ve: superalo o superalo, no queda otra.(…) Hablamos horas, estamos conectadas todo el día. Ella va a hacer sus cosas, yo las mías, nos volvemos a encontrar y nos contamos que hicimos, cómo le fue con el novio, etc.. hacemos mucha catarsis” (Virginia)

Para “hablar” con estas personas utiliza el chat del FCBK, cotidianamente. Tener esta herramienta dentro de FCBK le permite no tener que usar el Messenger (MSN), que considera más privado y utiliza con sus amigos más cercanos:

“No se lo doy a todo el mundo (…) es mucho más privado. Te ven conectado todo el tiempo, qué se yo… vos no sabés quién está del otro lado…” (Virginia)

Virginia va tanteando su nueva realidad consciente de lo largo y difícil del proceso de aceptación y adaptación que está enfrentando. Facebook le proporciona una herramienta fundamental en esta nueva etapa de autoconocimiento que la convulsiona a ella y a su entorno y le abre “todo un mundo” (Virginia).

Este mundo tiene también reglas nuevas que Virginia está conociendo (como interactuar con la “gente como uno”) y también generando (su grupo y el manejo del mismo conforme se van dando las interacciones), a través de tácticas que prueba e incorpora a medida que su experiencia, su juego, en términos bourdianos (Bourdieu; 2007: 166- 167) se va desarrollando.

Hay nuevas relaciones que Virginia está aprendiendo a tratar, por ejemplo, encontró una modelo inglesa que le falta una mano, me mostró su perfil de Facebook y las fotos “hace un modelaje muy lindo” (Virginia). Y fantasea con hacer ese tipo de fotos en algún momento. Le pregunté si chateaba con esa chica inglesa, si le había preguntado por el modelaje, y me dijo que por el momento no, pero que muchos amigos de ella se habían hecho admiradores de AMPUTADOS.COM o le habían enviado solicitud de amistad a su perfil personal. Por otro lado, no descarta el comenzar a interactuar con la ella en el futuro. Me mostró las fotos de la chica, casi todas parecen ser fotos  publicitarias, Virginia las mira con curiosidad y cierta admiración:

“es genial, mirá como lo lleva. Ni te das cuenta de que le falta la mano” (Virginia).

Según Pierre Bourdieu: “las leyes mecánicas del ciclo de reciprocidad son el principio inconsciente de la obligación de dar, de la obligación de devolver y de la obligación de recibir” (Bourdieu; 2007: 157). Estas leyes son las que Virginia está practicando con mucho cuidado con la gente que va conociendo. El cuidado es por ella y por los demás, por ejemplo, en una oportunidad mientras mirábamos su perfil, apareció una chica en el chat y Virginia le explicó que estaba en medio de una entrevista, que no podía chatear con ella en ese momento. Comentó que, alguna vez sin querer, dejó el chat abierto y la chica que estaba del otro lado le seguía escribiendo y se ofendió al no tener respuesta. Conoció varias chicas amputadas bisexuales y esta chica justo estaba intentando acercarse a ella. Ahora tiene mucho cuidado, al menos para no herir susceptibilidades. También va con cuidado cuando retrasa el acercamiento a otros contactos, como la chica inglesa, y, por mayor que sea su curiosidad, su falta de respuesta podría significar la imposibilidad de establecer una relación con ella. Como expresa Bourdieu: “reintroducir la incertidumbre es reintroducir el tiempo, con su ritmo, su orientación, su irreversibilidad” (Bourdieu; 2007: 159). Virginia no avanzará en contactar a la chica inglesa en este momento pero el tiempo que transcurre mientras se decida a finalmente hacerlo o no, es tiempo significativo, sobre todo en Facebook, donde es posible estar al tanto de ciertos eventos de la vida del otro sin necesidad de mantener un contacto uno a uno. La relación puede ser activada por alguna de las partes en cualquier momento, “supone una verdadera creación continua y puede interrumpirse en cada uno de sus momentos, y que cada uno de los actos inaugurales que la constituyen corre siempre el riesgo de caer en el vacío, de quedar sin respuesta” (Bourdieu; 2007: 168). Este proceso no es visible para Virginia, quien está dentro del “fuego de la acción, el sentido de la situación (…) la lógica de la práctica como participación práctica en el juego. (Bourdieu; 2007: 166- 167).

Los dones que Virginia está aprendiendo a intercambiar en estas relaciones tienen que ver sobre todo con  información de valor, ya que la acerca a su nueva realidad, por ende, a ella misma.

Si bien los sujetos de los que hablo en este capítulo no se consideran fanáticos de Facebook ni de las redes sociales en general, cada uno a su manera, ha generado formas de interacción novedosas, positivas y exitosas, desde el punto de vista del objetivo de los proyectos que ellos mismos crearon y del valor que sus contactos les expresan a través de los comentarios, los ida y vuelta en el muro y las distintas formas de participar e interactuar de diferentes formas (muro, chat, mail, etc). Durante las observaciones y entrevistas se pudo observar que, sin necesidad de conocer la red social en profundidad (“ni siquiera se para que sirve el perfil, no lo uso” (Gabriela), otros sujetos de esta investigación, tenían dificultad para encontrar la opción para tener en una sola vista, todos los comentarios que hubieran hecho a uno de sus álbumes de fotos) sin embargo, han logrado más de lo que se habían propuesto. Virginia, en cambio, sí hace un uso bastante exhaustivo de Facebook: en su perfil personal tiene a todos sus “amigos” categorizados por grupos (Universidad, Trabajo, Gente como uno – personas amputadas -, etc), sus álbumes de fotos pueden ser vistos por los grupos que ella selecciona:

“si estoy en una fiesta con una copa en la mano, no da que los vea un profesor de la facultad o alguien del trabajo” (Virginia).

Si bien Virginia hace un uso muy inteligente de la herramienta, esto tiene que ver con una necesidad de mantener una reputación y, por otro lado, con una cuestión de comodidad:

“quiero saber que están posteando el grupo de amputados, voy a “Gente como uno” y listo” (Virginia).

Virginia comenta que tiene una amiga que es licenciada en Comunicación, que “nos avivó a todas” con la administración del perfil, sobre todo después de enterarse de situaciones incómodas de gente conocida, generadas en la red social.
 
Usos artísticos – colectivos. Cuando Facebook es más que un hobby

“Me cortaron Facebook en el trabajo! Me cortaron las piernas al mediodía! A veces estoy cansada y, en vez de irme a fumar un pucho, no, me meto en Facebook. Hoy en la hora de almuerzo llovía, trabajo en una obra en construcción, los albañiles se habían ido, me meto en Facebook… “acceso denegado (…) Nos cagaron Facebook…”(Gabriela)

Gabriela es arquitecta, trabaja todo el día y tiene como pasatiempo la fotografía. Cuando tiene un momento libre lo aprovecha para subir algún álbum con las “tramas” que realiza a partir de fotos de alguna temática en particular. Gabriela saca y recopila fotos sobre un tema que le interesa y luego hace una especie de collage.

“Yo no tengo tiempo de dedicarme a esto, pero nada, boludeando un día, me compilé todas las tramas que hago y armé un grupo (en FCBK) que se llama Tramando mis tramas. Antes había tratado de armar el blog pero tenía que cargarlas, eran muy pesadas y dije, bueno, las subo a Facebook. (…) Vi que todo el mundo se empezaba a hacer fan y dije “copado” y entonces empecé a invitar a todo el mundo. (…) También hubo gente que lo vio de otro y se hizo fan. (…)
Yo puse (en la información del grupo) esto es un hobby que tengo, me gusta sacar fotos para salir un poco de la rutina. (…) Después una amiga se va de vacaciones y me manda fotos y mi hermana también y me manda aportes de tramas que iba sacando de cerca, pero las tramas que yo hago nunca las armé con los aportes de otros, porque es propiedad intelectual del otro… Yo tampoco sabía que en un grupo la gente puede meter cosas, lo armé como si fuera un álbum de fotos, que sólo yo podía editar, no como si fuera un grupo para que la gente aporte y después vi que la gente podía meter cosas…” (Gabriela)


“Yo siempre tengo la idea de que no se entienda qué es la foto, entonces saco fotos muy de cerca y por ahí no sabés qué es, o temas, hice uno que eran Playmobil, entonces saqué fotos al Playmobil y armé una trama. Otra, no se, eran mosaicos de Gaudí, y les saqué bien de cerca al mosaico y no se sabe de dónde está y bueno, lo armé así (..) Ahora las regalo para los cumpleaños de mis amigas.” (Gabriela)

Si bien Gabriela no desea utilizar las imágenes de otras personas, es interesante que su hobby personal haya convocado espontáneamente a otros a participar, enviando sus tramas. La creatividad individual de Gabriela en una red social propició interacciones, de ida y vuelta con un saldo positivo para Gabriela. Sin intención expresa ni tácita, se generó una participación inesperada, quienes participan hacen un aporte a Gabriela, más allá de que ella luego los utilice o no para sus tramas, a la vez que exponen sus fotos (aportes) a todos los miembros del grupo, quienes también pueden hacer comentarios o dar opiniones de éstas. La intención de Gabriela era compartir su hobby con los demás y como escape de la rutina “como un poco de shampoo, para salir de la rutina de todos los días”, no buscaba recibir aportes: “yo no lo armé como un grupo para que la gente aporte (…) sólo los invité a ver mis fotos”, lo cual le significa un plus, una satisfacción mayor.

De hecho, la descripción que Gabriela consignó en la página principal del grupo expresa ese objetivo inicial:
“Estas son fotos mías que estoy editando, para armar tramas y crear imágenes…para salir un poco de la rutina arquitectónica”

Sin quererlo, y aunque aún no esté convencida de llevarlo a cabo, hizo de su hobby individual algo colectivo, ya que la intención de sus “fans” y familiares que le envían fotos de tramas a su grupo, es la de regalárselas desinteresadamente (sólo hay que visitar el grupo para corroborarlo (1)) como material para sus tramas. Esta espontaneidad no soslaya sino que genera objetos de arte colectivo.

Gabriela no sabía que podía recibir aportes, tampoco se esperaba la repercusión que tuvo, ya que amigos de amigos y desconocidos se han hecho admiradores de su grupo, algo que desde un blog le hubiera costado mucho más tiempo, Facebook funciona así como una herramienta aceleradora de las relaciones y de posibilidad de ocurrencia de las mismas o de nuevas formas de ellas, a través de la espontaneidad. Ella puede compartir sus creaciones, sus tramas, con conocidos y desconocidos (el grupo es abierto), sin otra pretensión,y cuando tiene ganas de hacerlo, esto lo ha ido descubriendo a medida que fue armando y dándole forma a su grupo, y a medida que el mismo grupo se ha ido conformando más allá de sus objetivos iniciales.

“En el ámbito de la economía de consumo los cambios han sido muy importantes. Estrategias y tácticas están a menudo estrechamente vinculadas en una relación interactiva, y sus funciones se invierten con frecuencia. Esto es particularmente cierto para las industrias y medios de comunicación “nacidos digitales”, como lo son las relacionadas al software, a los juegos electrónicos, Web sites y redes sociales. Sus productos están explícitamente diseñados para ser customizados por los usuarios”  (Manovich; 2008: 267). (2)

Si bien esta es la lógica de participación y coconstrucción que proponen las redes sociales, en los casos aquí analizados, hubo otras lógicas en acción, por supuesto favorecidas por las características intrínsecas a toda red social. Lógicas de continuidades y discontinuidades respecto de las prácticas: fotografiar tramas en el caso de Gabriela, es una continuidad, una práctica que ella ya venía realizando en su vida antes de Facebook. Pero, en Facebook el proyecto personal adquirió otras características de despliegue y retroalimentación a través de los aportes de un público con el que antes no contaba, lo cual denota una lógica de discontinuidad. Para Virginia la discontinuidad irrumpió en su vida, cambiándola de un día para el otro a través de una amputación, y la búsqueda de restablecimiento de una continuidad con su vida anterior a través de un nuevo yo se está constituyendo en gran medida en Facebook, donde se despliegan sus nuevas relaciones con la gente como uno.

“Facebook, Flickr, Google y otras compañías de medios sociales animan a los usuarios a escribir aplicaciones, mash-up sus datos y a añadir nuevos servicios (desde principios de 2008, Facebook ha hospedado alrededor de 15,000 aplicaciones escritas por desarrolladores externos)”  (Manovich; 2008: 267). (3)

Más allá y antes de la constitución, a partir de las redes sociales, de un consumidor altamente productivo y poco pasivo,

“el prosumidor que imaginó Alvin Toffler en solitario al principio de la década del setenta, (…) que es la figura que tiene la capacidad de adecuar la producción estandarizada a un tipo de requerimiento más individual y personalizado, coproduciendo aquello que consume” (Urresti, 2008: 54)

Varios de los sujetos de mi investigación encontraron en Facebook el público que necesitaban para sus producciones y creaciones.

Si bien se podría calificar de prosumidores a personas que como Virginia y Gabriela desarrollan algún tipo de actividad creativa u original en una red social, en el sentido en que no sólo consumen sino que también generan contenidos, no se trataría exactamente del tipo de prosumidor que Marcelo Urresti describe. No son nativos digitales “casi sobreadaptados a un tipo de medio que les reclama participación y compromiso para completar el vínculo comunicactivo” (Urresti, 2008: 54 – 55) no se ven a ellas mismas en términos de nativos o de inmigrantes digitales, ni siquiera se sienten del todo atravesadas por la tecnología. Son ellas quienes, simplemente y sin demasiadas vueltas, cuestionamientos o definiciones, adaptan el medio (Facebook) a sus inquietudes y necesidades, descubriendo sus posibilidades de hacerlo sobre la marcha, en el “fuego de la acción (…) la lógica de la práctica como participación práctica en el juego (Bourdieu; 2007: 166- 167) en el desarrollo de continuidades y discontinuidades, a través del desarrollo de astucias tácticas, en términos de De Certeau (De Certeau; 1996: 42).

Facebook puede ser utilizado en muchos sentidos y en diferentes niveles de complejidad o de ajustes a las necesidades e inquietudes personales, en gran medida debido a su operacionalidad netamente intuitiva, o sencilla, pero, como se ha visto, no se trata sólo de una cuestión meramente técnica. Como se observa, se puede ser tranquilamente un usuario muy lejos de un experto (y sin intención de llegar a serlo) y obtener igualmente un beneficio no calculado. Se puede ser un heavy user independientemente del tiempo que se dedique a Facebook, en términos de la importancia que ese uso tenga para el usuario. También se puede desarrollar el expertiz necesario para un uso con objetivos específicos, sin si quiera estar enterado.

(1) http://www.facebook.com/group.php?gid=39086439644&ref=ts#/group.php?gid=39086439644 

(2) Traducción de la autora

(3) Traducción de la autora

Bibliografía

Bourdieu, Pierre (2007) El sentido práctico. Buenos Aires: Siglo veintiuno editores.

De Certeau, Michel (1996) La invención de lo cotidiano. Artes de hacer. México: Universidad Iberoamericana.

Di Próspero, Carolina (2010).  Tecnologías infocomunicacionales y culturalización de la economía. Facebook como ejemplo de la cultura como recurso. En Razón y Palabra n° 73, Agosto 2010 http://razonypalabra.org.mx/N/N73/MonotematicoN73/14-M73DiProspero.pdf 

Manovich, Lev (2008) Software takes command. Creative Commons License. Derivative works 3.0 United States License.

Urresti, Marcelo (2008) Ciberculturas juveniles. Los jóvenes, sus prácticas y sus  representaciones en la era de Internet. Buenos Aires: La Crujía.

Carolina Di Próspero

Licenciada en Ciencias de la Comunicación UBA.
Maestranda Antropología Social, FLACSO.
Investigadora tesista en el proyecto UBACyT S443.

Anuncios

4 pensamientos en “Facebook: Usuarios y usos

  1. Muy buen artículo Carolina. En el capítulo correspondiente al arte en facebook quiero comentarte un caso de un ejercicio de grado del IUNA, que está documentado en este mismo blog: https://ubaculturadigital.wordpress.com/2009/06/04/lo-real-lo-virtual-y-la-percepcion-de-lo-verdadero-en-la-era-de-los-medios-digitales/, en el cual la herrmienta no es FCB, sino Blogger y Flickr. Sin embargo, la lógica de FCB acoplaría perfectamente en el entramado de personajes reales y virtuales.

    Saludos!

    Diego

  2. Me parece que esta es una buena oportunidad para que muchos empecemos a educarnos sobre cómo es vivir con un miembro amputado y asi poder ver a estas personas como personas en lugar de fenómenos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s