Reflexionando acerca de los “cibervalores”. Una mirada desde el blog

INTRODUCCIÓN

Las nuevas formas de acceso a los bienes culturales tradicionales parecen haber tomado otras formas en respuesta, o como consecuencia, de nuevos valores que parecerían caracterizar a los seres humanos.
Los tradicionales procesos de educación/aprendizaje en el ámbito familiar, social  y en las de las escuelas (como instituciones de socialización primera) parecen haber tomado nuevas modalidades.

El uso de la ciudad, la primacía de los procesos de investigación y producción de conocimiento, las formas primarias de relacionarse con los otros, la estructuras y contenidos de producir y generar cultura, el individualismo creciente junto a las ideas de moral, honestidad, solidaridad han hecho que los ámbitos educativos sean escenarios de tensión y lucha entre los valores tradicionales que están en juego en la construcción de los sujetos.

Las nuevas formas que adquieren y que significan nuestros educandos en sus relaciones cotidianas con los otros y con la institución escolar  parecieran dejar al descubierto una profunda crisis de valores junto a la necesidad de conocer e interpretar  los cambios que se producen en la subjetividad, a partir de las nuevas prácticas vinculadas a las tecnologías de la comunicación e información (Ollari, 2009:1).

Asimismo, las nuevas características en torno a la conformación de las redes sociales virtuales ponen en cuestión la función escolar, familiar y social “real”.

Ante este contexto, proponemos pensar y repensar como la escuela puede y/o debe construir un proceso educativo que incorpore las nuevas formas de configuración identitaria y sus estrategias de construcción virtuales (conociéndolas, incorporándolas y cuestionándolas) para desde esas bases, y manejando similares códigos, podamos retomar la importancia de ciertos valores que hacen a la convivencia, desarrollo y transformación humana en el ámbito educativo.

Es decir, el problema no estriba en las nuevas formas virtuales y tecnológicas en que se construyen las identidades sino en los débiles lazos sociales que existen en el mundo real.

Nos centraremos en conocer y pensar críticamente algunos espacios virtuales, pero con el objetivo de materializar, como los libros de texto y las formas de escritura han dado un giro de los formatos impresos a los digitales transformando en nuestras niñas, niños y jóvenes las modalidades de producción y circulación de los textos. Del mismo modo, reflexionaremos en los “cibervalores” que circulan en las páginas de conformación de redes sociales más utilizadas para desde ahí (re) construir una mirada crítica de nosotros mismos.

DE LOS TEXTOS Y LECTURAS IMPRESAS A LOS FORMATOS DIGITALES

El creciente “uso”  juvenil (sobre todo) de páginas que priorizan el desarrollo de redes sociales y comunicacionales desde los blogs y sus relaciones con el MSN, Facebook, MySpace, YouTube, entre otros han puesto en la sociedad, y en un creciente desarrollo de trabajos de investigación desde las ciencias sociales, la preocupación en torno a las nuevas formas que adquieren las construcciones de  identidad, violencia, solidaridad, conocimiento entre otras.

En esta reflexión no abordaremos las diversas formas y dimensiones de análisis de estas redes virtuales ya que esto implicaría una investigación específica. La intensión será simplemente y no por eso menos compleja, la de señalar algunos puntos cruciales de estas temáticas para interiorizarnos en la dificultad que se nos presenta a la hora de “conocer” como se relacionan nuestros niños, niñas y jóvenes en el mundo virtual.

Asimismo, nos encontramos en un momento socio- histórico (no es el primero) que pone a los jóvenes como los más aptos para impulsar modos innovadores y creativos de comunicación y acción con sus pares los cuales antes de ser rechazados deben ser interpretados y comprendidos (1).

LOS BLOGS DEL CIBERESPACIO

El ciberespacio puede ser definido como un escenario “hipertextual”, que no es lineal y al cual se puede acceder y recorrer por diversos caminos. Al no tener estructuras fijas el desafío es enorme y nada sencillo. Presentarse en el ciberespacio es una decisión de cada sujeto de lo que quiere y no quiere mostrar, de cómo lo quiere mostrar y a quien. Paralelamente, la construcción simbólica y significante del espacio presenta ciertas innovaciones que parecieran no darse en el mundo real: los vínculos sociales, en la vida real, se construyen y reafirman en los lazos familiares, en la escuela, con sus pares, etc.

Los web blog (bitácora en línea), surgen en internet en 1992. Su contenido constaba de un catálogo de datos y directorios universitarios realizado por Tim Berners (Meso Ayerdi, 2006:421). Es posible observar el intenso crecimiento de este formato en por ejemplo “MySpace que alcanza en 2008, 184 millones de usuarios; Facebook, más de 200 millones en noviembre de 2008. En 2006, Technorati reportó 57.3 millones de blogs. Al día se creaban alrededor de 75,000 nuevos blogs (Castells, 2008:8)” (Abrego Molina, 2009:3).

Desde este auge es que se crean también los buscadores específicos que identifican los blogs más visitados y/o populares:

“Un blog es una jerarquía de texto, imágenes, objetos multimedia y datos, ordenados cronológicamente, soportados por un sistema de distribución de contenidos capaz de proporcionar la funcionalidad necesaria para distribuir esos contenidos con cierta frecuencia, exigiéndole unas capacidades técnicas mínimas, y que puede facilitar la construcción de conexiones sociales significativas o comunidades virtuales alrededor de cualquier tema de interés” (Fumero,2005: 2 citado en Abrego Molina, 2009: 4).

Esta forma digital permite ser parte de una comunidad desde el servidor al cual se pertenezca: blogspot, metroflog, hi5, MySpace, sonico, Facebook, entre otros) conformando blogocultura desde usuarios conocidos como los “digitalmente ilustrados” o “digerati=digital literati”, y por supuesto un lenguaje específico denominado Blogslang (Fumero, 2005: 15). Algunos de los grupos más escuchados que construye identidad en este formato son los Floggers, por ejemplo (2) .

Otro dato relevante es que en América Latina existen aproximadamente 42 millones de usuarios jóvenes de los SNS -Sitios de Socialización en Línea (Social Networking Sites), siendo la región que más tiempo está conectada (325 minutos al mes mientras que en Estados unidos se registra un promedio de 249 minutos). Desde una caracterización más técnica nos parece apropiado comentar que estos sitios son parte de la web 3.0 es decir tecnologías que “permiten el establecimiento de nuevas amistades, comunidades, y el mantenimiento de amistades ya existentes… la web 3.0 se trata de la producción de vínculos sociales de pertenencia y unidad… tiene un rol tanto reproductivo como productivo en las relaciones sociales” (Fuchs; 9:2009 citado en Abrego Molina, 2009: 5).

Desde estos breves datos, podemos empezar a desconstruir la premisa de que “los jóvenes no tienen valores”, para reconstruir que valores están en juego en estas nuevas formas de relacionarse y que valores son los que consideran relevantes y por qué.

Si tenemos en cuenta que los jóvenes históricamente son los encargados de llevar a cabo formas y estructuras de decir, de hacer y de denunciar en la vida social ciertas prácticas que no siempre son como los adultos y las instituciones esperamos, es posible que podamos escuchar y/o leer en el mundo virtual lo que no están pudiendo decir y hacer desde las estructuras tradicionales (3).

Es necesario referir también a la situación de los adolescentes y jóvenes que han quedado sin sus rumbos en una momento histórico donde las políticas neoliberales del capitalismo han desistitucionalizado y particularizado a nivel mundial a los sujetos y en la Argentina sobre todo luego de la crisis del 2001. Si hacemos eje además, que la etapa etaria se define por la construcción de su personalidad y por ser en sí misma un momento de incertidumbre entre la niñez pasada y el adulto futuro, notaremos que los espacios de socialización, pertenecía y contención tradicional (familia, escuela, barrio, etc.) no posibilita el acompañamiento de nuestros adolescentes y jóvenes.

Dicha trama social, hace cada vez mayor y veloz las diferencias generacionales con nuestros hijos y/o estudiantes dejando a las nuevas tecnologías ocupar cada vez más esos vacíos convirtiendo  lo cultural en consumo. Es decir, influyen con mayor fuerza en la vida cotidiana siendo parte importante del proceso de subjetivación, socialización y formación de la identidad de los sujetos adolescentes y jóvenes (Krauskopf; 2000).

Por tanto, es necesario transformar la base dialéctica (realidad-espacio virtual) del conocimiento para poder observar que existe producción y reproducción desde lo virtual de formas de ser y de convivir como así también maneras de comunicarse y transmitir subjetividad, cultura e historia. Es aquí donde tal vez, podamos empezar a comunicarnos con nuestros estudiantes y a construir juntos un verdadero proceso de tecnología para la educación construyendo un espacio de aprendizaje donde los niños nos enseñen a los adultos, y los adultos resinifiquemos las formas de enseñar los contenidos.

Asimismo, cuestiones como la estética, la imagen, los colores, la tipografía y el sonido (entre otros) son revalorizadas en las decodificaciones que los cibernautas hacen de los mensajes. En otras palabras, son los “gestos ciberespaciales” en el sentido de lo que se quiere y no se quiere mostrar de uno mismo y el cómo, que no están librados al azar y que son reinterpretaciones del mundo real.

Por último, creemos imprescindible profundizar en qué consisten las señas del espacio virtual para darnos cuenta que las formas tradicionales de lectura y escritura no han desaparecido, se han transformado y entender esto nos permitirá construir innovadoras estrategias digitales.

Por último, develar los gestos ciberespaciales nos permitirá observar los rasgos que unifican los códigos y las formas de comunicación en la cultura virtual para poder interpretar que es lo que se dice y el porqué.

El objetivo de estas reflexiones, apuntó a que podamos cristalizar las representaciones que los cibernautas hacen de sí mismos y de los otros en los sitios de socialización virtuales en relación con las representaciones que hacemos fuera del mundo virtual.

Se trata, entonces, de complejizar y cuestionar los débiles valores y espacios de socialización en el mundo real desde la mirada que nuestros jóvenes nos acercan desde el mundo virtual.

BIBLIOGRAFÍA

– ABREGO MOLINA, Víctor Hugo “La presentación en sitios de socialización en línea de jóvenes. Guadalajara” Ponencia presentada en el Congreso 2009 de la Asociación de Estudios Latinoamericanos, Río de Janeiro, Brasil, del 11 al 14 de junio de 2009.
– BALAGUER, R. (2009) Facebook y las () Timidades. Disponible en https://ubaculturadigital.wordpress.com/2009/07/31/facebook-y-las-timidades/
– BAUMAN, Z. (2006) Vida de consumo, México: Fondo de Cultura Económica,
– CASTELLS, Manuel (2008): Comunicación, poder y contrapoder en la sociedad red (I). los medios y la política. Telos, España.
– FUCHS, Christian (2009): Social networking sites and the surveillance society. A critical case study of the usage of STUDIVZ, FACEBOOK, and MYSPACE by students in Salzburg in the context of electronic surveillance. Researh Group Unified Theory of Information. Austria.
– FUMERO, Antonio (2005): Un tutorial sobre blogs. El abecé del universo del blog. Revista Telos No. 65, España.
– GOFFMAN, Ervin (1989): La presentación de la persona en la vida cotidiana. Amorrortu editores. Argentina
– OLLARI, Marina Alejandra “Influencia de las tics en la conformación de nuevas subjetividades y formas de sociabilidad. El caso de los floggers del Abasto” ponencia presentada en el Congreso 2009 de la Asociación de Estudios Latinoamericanos, Río de Janeiro, Brasil, del 11 al 14 de junio de 2009.
– PAÍS ANDRADE, Marcela A.(2008) “Centros culturales y jóvenes de clase media urbana. Un espacio de heterogeneidad cultural” en Mabel Grimberg, María Josefina Fernández y María Inés Álvarez (Compiladoras) Investigaciones en Antropología Social, Buenos Aires, Argentina: Antropofagia-UBA. pp. 133-154.

Notas

(1) Para un análisis exhaustivo de la construcción juvenil ver País Andrade (2008) “Centros culturales y jóvenes de clase media urbana. Un espacio de heterogeneidad cultural”.

(2) “La denominación flogger proviene del hecho de poseer un fotolog: página web personal que permite publicar fotos y texto, y a la vez recibir los comentarios de sus pares en un formato estandarizado. El sitio fue abierto al público en el año 2002, en la actualidad posee más de 20 millones de usuarios en todo el mundo, y se calcula que hacia fines de 2007 seran 2.084.000 los usuarios argentinos de fotolog ocupando el segundo lugar entre los países latinoamericanos” (Ollari, 2009: 2)

(3) “Esta irrupción de las tecnologías impactó de manera particular en los jóvenes. Si tenemos en cuenta las cifras, tomadas de un estudio realizado en el año 2008 por la Fundación Telefónica, el 57% de los adolescentes de entre 10 y 18 años utilizan conexión a Internet. Asimismo, el hogar es el lugar más habitual de acceso. Por otro lado, es interesante saber que Argentina tiene un 46% de respuestas afirmativas en la opción de que se conectan “en casa de un amigo”, lo cual indica un uso marcadamente social de Internet. Argentina es uno de los países en donde predominan los “creadores de contenidos” -cuestión que podemos relacionar con los floggers-: su perfil blogger es del 32%, lo cual significa que un tercio de los adolescentes argentinos crea algún contenido en Internet. Otro resultado del estudio que puede ser destacado, apunta a considerar que hay mayor conectividad a Internet en hogares con adolescentes. Esto es una evidencia de la importancia que ha cobrado la sociabilidad virtual entre los jóvenes” (Ollari, 2009: 2)

Marcela Alejandra País Andrade
Doctora en Filosofía y Letras de la UBA, Orientación en Antropología.
Investigadora del Instituto de Ciencias Antropológicas. Facultad de Filosofía y Letras. UBA.
Docente de la Carrera de Trabajo Social, Facultad de Ciencias Sociales, UBA.
Becaria Posdoctoral de CONICET

Este texto es parte del curso de capacitación “Nuevas Herramientas para la Educación en Valores. Descubriendo la Didáctica Multimedia”. Dictado en La Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales perteneciente a la UADER, sede Concordia, Entre Ríos.

Anuncios

5 pensamientos en “Reflexionando acerca de los “cibervalores”. Una mirada desde el blog

  1. Escuelas digitales.
    Escuela digital y el contexto de la comunicación, tiene varios vacíos que no necesariamente son ciertos.
    1º.- El usar computadores, no define la calidad de la educación, ni la calidad de la formación de las personas.
    2º .- Una comunidad escolar digital, no necesariamente es una comunidad de la comunicación, ni es tampoco una metodología que fortalezca el saber vivir con los otros, competencia para relacionarnos con los demás, lo mismo la creatividad, la ética y los valores.
    3º.- Contenta deben estar las multinacionales, con las ventas, si bien es necesario incorporarse al mundo digital, pero de ahí que centrar todo el modelo de la enseñanza en éste, hay una gran diferencia.
    4º.- El hecho que estemos en la era digital, significa enseñar aprender sus propósitos, ya que no siempre son estos educativos, lo mismo pasa con la Tv, la prensa y otros medios tienen una fuerte influencia sobre el control social, por ello es importante preparar a las persona para que puedan discernir lo qué sirve y no sirve y como nos apropiamos de lo bueno y significativo para promover una acción benéfica con lo aprendido.
    5º El medio digital, no puede hacernos perder la capacidad de asombro, ya que toda la información podría ser recogida y votada sin filtro alguno y junto con esto perder en parte la capacidad para relacionarnos personalmente y no sentirnos en un mudo con muchas personas y cada uno de ellos toda vez más solitarias y abandonados(as) por las políticas neoliberales del capitalismo que nos han desistitucionalizado y archivado como personas para dar cabida a la explotación de los recursos naturales y vendernos todo tipo de artefactos en su promoción cultural del consumo.
    Esto de estar frente a un computador no tiene nada que ver con la participación efectiva, que es como se desarrolla lo social, como colaboramos los unos con los otros para mejorar nuestro entorno, nuestra calidad de vida, como defendemos nuestros derechos, cómo fomentamos el aprender a aprender haciendo para nosotros y para los que están con nosotros, además es necesario recordar que el aprendizaje ocurre en una variedad de escenarios.
    6º.- La brecha digital y la pobreza, no necesariamente el acceso servirá para que el niño(a) y su familia dejen de ser pobre, por cierto es una herramienta dentro de una gama de políticas sociales impulsada para revertir tal situación precaria de muchos compatriotas.
    Los estudiantes pueden desarrollar estrategia cognitivas avanzadas, no necesariamente con computadores, ya que su cerebro es el ordenador más avanzado y divino, el que no tiene manual fijo a seguir, por cierto es importante saber como se trabajará en esta escuela digital y cuáles serán los juicios de valor frente a tanta información.
    7º.- Necesario destacar que las TICs surgieron para mejorar los cálculos y la contabilidad de las grandes corporaciones y para facilitar cálculos estadísticos para predecir resultados electorales, no para favorecer procesos sociales y sucede que de pronto se gira al ámbito educacional con supuestos pedagógicos que impactan el modelo educativo del colegio.

    8º.- Comprendo lo novedoso de la tecnología digital y que bueno que exista acceso, pero no compremos toda la pomada del culto a la información, sino sabemos bien que hacer con ella.
    Blog: David Maturana Céspedes

  2. Es muy interesante la nota y tambien el blog. Sin embargo, me parece que es necesario aclarar algo. Se habla que los “jovenes” los “adolescentes” usan redes sociales o internet o etc. Y parece que es un fenomeno de todos y no es asi. Al menos eso decia una encuesta de la UP en diciembre de 2008 donde al preguntarseles sobre redes sociales solo el 30% de los encuestados (10 a 24 años) dijeron utilizarlas y apenas el 7% todos o casi todos los días.

  3. La misma encuesta dice que “Mientras casi 6 de cada 10 chicos de nivel socioeconómico alto usan la computadora cotidianamente en la Argentina, sólo lo hace el 34% en los sectores medios y el 11% en los niveles bajos de la escala social. Y si 4 de cada 10 chicos porteños chatean todos los días, sólo lo hace el 17% de los del conurbano y el 10% de los del interior del país”.

    Y agrega “Aunque 6 de cada 10 chicos dijeron usar la computadora al menos una vez por semana, el 22% no la usa nunca, una falta de hábito que aumenta en los niveles sociales más bajos (32% contra un 100% que la usa al menos una vez por mes en niveles altos) y en el interior del país (24% contra 8% en la ciudad de Buenos Aires)”.

    O sea, en Argentina cuando hablamos de los jovenes que usan Internet estamos hablando de los de clase media y alta

  4. Retomo las palabras del maestro Castells quien dice “La cultura es una construcción colectiva de valores y creencias que conforman el comportamiento. En este marco, la internet es un sistema tecnológico de producción social, y por lo tanto está determinada por la cultura de sus creadores. Entendiendo por creadores no solo a aquellos que participaron su desarrollo inicial sino también a quienes a través del uso retroalimentan e interactúan con el continuo desarrollo de la misma”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s