Vivir en la música: consumo cultural permanente

Caminamos, comemos, trabajamos, bailamos, tenemos encuentros sociales, encuentros de amor, vemos telenovelas, noticieros, programas políticos en la TV, thrillers, dramas, comedias en el cine, vamos al shopping, al supermercado, viajamos. Todas estas actividades y muchas más pueden estar acompañadas por música. Ha sido tal el impacto del cine y la TV, en relación con la musicalización de diversidad de escenas, que nuestra vida está asociada a la música pudiendo vincular nuestros momentos privados con estilos musicales.  La música está en todas partes.

El año pasado la Encuesta Gallup dio a conocer un conjunto de datos sobre consumos culturales que revelan este fenómeno. Se consume música más que cualquier otro bien cultural, libros, cine, etc.  Podemos afirmar entonces que la creciente accesibilidad de la música revela la expansión de las formas de reproducción técnica. Aunque también debe señalarse que la tecnología incide en la producción misma de la música, tanto en la ejecución de la música como también en la producción del sonido, léase Djs, modificando la idea de qué es ser músico.  Es decir no sólo se ha modificado la escucha de la música, sino que también la tecnología incide en la producción musical.
 
Constituye el consumo cultural más cotidiano y constante, ya que no necesitamos de una pausa para su consumo como sí lo necesita la lectura de un libro o mirar una película. Este contacto permanente con la música tiene efectos personales a la vez económicos  También los datos del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, a través del Observatorio de Industrias Culturales revelan cuantitativamente esta sensación de vivir en la música. Si bien ha crecido levemente la venta de CDS y pero fundamentalmente de Dvds, los cuales contienen imágenes de la música, lo que crece significativamente es la venta de música digital y el consumo de música digital.  Ahora bien  el aumento en la venta de música en este formato, en forma legal es más significativo en relación a las industrias de los celulares que a la bajada de música digital vía banda ancha. 

En efecto, el celular tiene un lugar destacado en la venta de música legal para ringtones. Si bien ha crecido la inscripción de los hogares argentinos en la banda ancha, más ha crecido la venta de los celulares. Aquí está el negocio de las discográficas, según revela el informe del Observatorio. Por otra parte los celulares cada vez tienen más funciones y en ellos se condensan varias industrias culturales.  El celular no solo sirve y cada vez menos como teléfono móvil, sino que asume otras funciones, correo electrónico, Web, mp3, canales informativos, cámara digital, etc. La complejización del celular reemplaza parcial y crecientemente a la PC

La utilización de software para bajar música por Internet a través de programas que permiten compartir archivos de computadora a computadora permite difundir no sólo música consagrada comercialmente sino nuevas agrupaciones y formas musicales.  La web 2.0 ha permitido a través de You Tube como My Space  nuevas formas de apropiación musical por parte de las nuevas generaciones.

Se puede afirmar que la expansión de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información inciden en forma determinante el acercamiento de la sociedad a los bienes culturales producidos por las industrias, en nuestro caso la música.  Crece día a día la venta de tecnología para la reproducción hogareña de música y la escucha individual. Computadoras, mp3 y mp4, reproductores de DVD.  Con una computadora con conexión de banda ancha se puede acceder a la música también al cine y a los libros.  Pienso que ese es el dato de consumo cultural más significativo en cuanto a transformaciones de los consumos culturales, en este caso la música, a partir del 2006 en la Argentina, el acceso creciente a las nuevas tecnologías de la comunicación e información, produciendo nuevos usos y apropiaciones de la cultura las cuales llevan a nuevas formas de producción cultural.

Ana Wortman
Profesora de Sociología contemporánea: Individuo y Sociedad de Consumo
Carrera de Sociología
Facultad de Ciencias Sociales UBA
http://iigg.fsoc.uba.ar/sitiosdegrupos/anawortman/index.html

Anuncios

7 pensamientos en “Vivir en la música: consumo cultural permanente

  1. Creo que una sociedad de la información también debe ser una sociedad participativa y activa en la cultura. Siento que estamos en una prehistoria de una nueva era donde gracias a las TIC cualquiera puede crear y difundir su obra.

  2. La industria discográfica persigue a los usuarios diciendo que las descargas de música vía internet y las redes p2p afectan directamente a los musicos perjudicándolos. ¿Sera verdad? ¿Que pasa con la experiencia de Radiohead?

  3. Ana,
    Excelente condensación del fenómeno. Le agregaría dos datos más:
    – El alejamiento de artistas consagrados como Madonna, de las discográficas: http://www.bloggingstocks.com/2007/10/11/madonnas-warner-wmg-departure-are-artists-taking-back-contro/
    – El crecimiento de distribución de mpusica paga a través de internet, como el caso de Apple, que venció a Wall Mart en venta de música en USA en el mes de enero de 2008: http://articles.latimes.com/2008/apr/04/business/fi-itunes4.
    Entonces, por un lado se produce el alejamiento de la forma “tradicional” de distribución de música, por un lado. Por otro, se manifiestan nuevas formas de consumo de la misma. si consideramos que el iPhone está en sus inicios como producto de “convergencia”, es más imprevisible aún los resultados en el corto plazo.

    Slds

    Diego Pimentel

  4. Me parece que a nivel cultural es necesario que los sectores privado, público, académico y creativo encuentren puntos en comun de trabajo y proyeccion de politicas de manera que la gente acceda a mas y mejor cultura.

  5. Me gustaria saber si hay estudios o informes que evaluen el impacto producido por las nuevas tecnologías en las condiciones de creación y circulación de bienes culturales. Gracias.

  6. Es interesante ésto que se plantea en el artículo, y es verdad. La música se va involucrando en todos los aspectos de nuestra vida, y además no sólo está presente en los ambientes sociales, si no que ella misma los genera. Une gente que escucha un determinado estilo musical o una determinada banda, y a la vez excluye a los que no lo hacen.
    Y con respecto al acceso a la música, va variando constantemente…antes si te parecía buena una canción de un artista, tal vez te comprabas el disco. Ahora internet te permite descargar sólo ese tema ¡y encima gratis!
    En ese sentido sí creo que la industria de la música se perjudica (hablo respecto al comentario de Fabricio Ramírez), pero no creo que ocurra lo mismo en los casos de la gente que sigue un artista o banda porque le gusta todo lo que éste produce.En esos casos es diferente, porque generalmente el fan se compra los cd’s originales y va a todos los recitales, favoreciendo económicamente a su artista favorito.
    Es mi humilde opinión, muy bueno este blog… voy a seguir leyendo los artículos.Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s